Paul Hobbs en México

Uno de los principales enólogos y productores vinícolas nos comparte su opinión sobre su importante función.

Háblanos sobre tu trayectoria y experiencia.

Comencé a trabajar desde 1978 en la bodega Robert Mondavi en Oakville. En el 85 me cambié a la bodega Simi en Sonoma County y empecé a hacer consultoría en varias bodegas de California. Así, con el tiempo, fui desarrollando nuestros primeros Malbecs en Argentina bajo la marca de Alamos y Catena. También creé un proyecto en el sur de Chile y he vivido muchísimas experiencias diferentes a lo largo de mi carrera. Hoy trabajo en tres continentes, Europa, Sudamérica y Norteamérica, con bodegas en Armenia, Francia, Nueva York, California y Argentina.

 

¿Tienes un proyecto a futuro, por ejemplo México?

Por el momento mi nuevo proyecto será en Galicia, España, específicamente en la Riviera Sacra. A México aún no lo conozco mucho, no tengo experiencia en este país. Solo conozco Valle de Guadalupe, así que por el momento me concentraré en lo que conozco mejor.

 

¿Cómo nació tu amor por la enología?

Fue un proceso progresivo, básicamente un paso siguió al otro. Empecé ayudando a mi padre en su viñedo al norte del estado de Nueva York, así nació el amor de trabajar y desarrollar viñedos. Después me inicié en la degustación, pero creo que al degustar un vino eres como una clase de observador y yo quería ser participante, quería crear el vino. Cuando empiezas a hacerlo tu perspectiva cambia enormemente. No es lo mimso observar una pintura que pintarla. Así que prefiero estar del lado del pintor y cuanto más pintas, más amas pintar.

¿Cómo debe entenderse la figura del sommelier?

Considero que los sommeliers tienen un rol muy importante en el mundo del vino. Tienen una gran responsabilidad de educar y ayudar a que las personas aprecien el vino y sus beneficios, que son muchos. Creo que para la sociedad son como una puerta de entrada al mundo vinícola. Por ello, su responsabilidad es grande pues no solo deben enriquecerse a sí mismos, sino ayudar a educar a las personas a apreciar el valor del vino y sus beneficios sin ser intimidantes. Los mejores sommeliers son los que pueden hacer que el vino sea más accesible que vendan el vino por sus beneficios y no pos su costo.

 

¿Consideras que en la actualidad hay tendencias dominantes en los maridajes?

Creo que cada tipo de platillo tiene un tipo específico de maridaje, por ejemplo, en un restaurante japonés, el sushi podría ser maridado de manera excelente con un Pinot Noir, pero son solo lineamientos generales no reglas escritas en piedra. Los maridajes son fascinantes porque son individuales y con ellos celebramos la diversidad.