Obra maestra del misterio

Montblanc, el fabricante de los mejores bolígrafos del mundo y Van Cleef & Arpels, la legendaria marca de joyería, tienen una historia en común que se remonta a 1906, cuando la casa Montblanc fue fundada en la ciudad alemana de Hamburgo, mismo año en que Van Cleef & Arpels fundó su primera tienda en la exclusiva Place Vendôme en París. En diciembre de 2006, ambas firmas celebraron el Centenario de esa feliz coincidencia y unieron talentos para la creación de Mystery Masterpiece, una pluma fuente de oro blanco ricamente ornamentada con piedras preciosas en tanto en el cañón como en el capuchón. El nombre de esta pieza es una combinación de la tradicional técnica “Mystery”, que Van Cleef & Arpels emplea para ocultar las clavijas metálicas que sujetan a las gemas en su lugar, que da como resultado una superficie que asemeja a un mosaico, y “Meisterstück”, que en alemán significa “obra maestra”, y es el nombre de la pluma más popular de Montblanc.
La edición de esta espectacular creación se limita a sólo 9 unidades, tres de ellas elaboradas con rubíes, tres con esmeraldas, y tres más con diamantes. Cada ejemplar cuenta con 67 piedras preciosas y otras 189 piedras que conforman una mariposa, uno de los elementos distintivos de la casa Van Cleef & Arpels, además de 773 diamantes en corte brillante, cinco diamantes en corte marquis y 58 diamantes corte baguette, que suman un total aproximado de 11.7 quilates. La tradicional estrella blanca emblema de Montblanc está elaborada en diamantes corte brillante, y el pistón tiene un plumín de oro de 18 quilates que Montblanc diseñó especialmente para esta creación.