David ortiz mena

El presidente de la Asociación de Hoteles de Tulum nos habla de los retos que se encuentran como uno de los destinos turísticos más populares del continente y la importancia de contar con una asociación que agrupa a los empresarios del sector turístico de la zona.

Cuéntanos un poco sobre la vocación de la Asociación de Hoteles de Tulum, ¿con qué objeto se ha creado, y qué es la influencia que la sociedad tiene poder a nivel de gobierno?

 

  • La asociación se creó para abordar todas las necesidades del sector hotelero en nuestro municipio. Hoy en día, la asociación representa la gran diversidad hotelera que tenemos en el municipio, es decir, todo el espectro hotelero de Tulum, que actualmente cuenta con más de 8.400 habitaciones y se extiende desde los pequeños hoteles del centro de Tulum, con sus características particulares ; Los hoteles boutique, que son los hoteles que dieron inicio a la asociación, y los hoteles de tamaño mediano y grande, que operan bajo el formato de Todo Incluido.

¿Cuál es el impacto que tiene la asociación a nivel gobierno?

 

  • En la asociación hemos sido muy vocales en el sentido de que es necesario corregir el camino. En Tulum la hotelería ha prosperado, pero como hoteleros nos hemos dado cuenta de que íbamos por un camino errado al no tomar en cuenta al turismo como eje fundamental de las políticas públicas. Hoy nos sentimos satisfechos con la nueva gestión municipal, hemos atestiguado un cambio de visión y participamos de cerca con las autoridades municipales. Creemos que en Tulum tenemos una gestión más transparente y una actitud más participativa por parte de la sociedad civil. Como hoteleros, es importante tener una representación global y bien organizada, que de verdad refleje a todo nuestro sector y pueda también trabajar de la mano con las demás asociaciones de la región.

 

¿Cuáles son tus metas a alcanzar en tu periodo como presidente de la asociación?

 

–  Mi primera meta fue justamente consolidar una verdadera representación, en la que todos los hoteles, sin importar su tamaño, participaran. Tuvimos una renovación de mesa directiva, que ya refleja todos los distintos tipos de hotelería que tenemos en Tulum.

¿Desde tu perspectiva, cuáles son los retos más grandes que Tulum enfrenta como destino, y cómo puede la asociación contribuir a la solución?

 

  • Casi todos los comentarios que he recibido de hoteleros de todos tamaños refieren al mismo punto: no vemos la promoción como algo que necesitemos para salir adelante. Una y otra vez vemos reflejados los mismos temas: sargazo, seguridad, manejo de residuos y drenaje. Desde luego que hay muchos más temas, pero estos cuatro son medulares, y pensamos que de no ser adecuadamente atendidos, sí pueden dañar la economía, no solo del municipio, sino de la región, del estado, e incluso de la nación, ya que como bien sabemos, el turismo sí depende de estos temas. El sargazo, por ejemplo, es un problema estacional y no es exclusivo de nuestra región, sin embargo, debemos encontrar soluciones efectivas para atacar este fenómeno en mejor medida que nuestros competidores. Hay que tomar en cuenta que nos afecta como destino tanto en cancelaciones de reservaciones, como en reservaciones que no llegan a realizarse, y lo más importante de todo, en la satisfacción del visitante. No debemos olvidar que recibimos turismo que viene de muy lejos en busca de nuestro mar prístino.

 

¿Qué acciones están tomando los hoteleros de Tulum en términos de sustentabilidad y conservación de los recursos naturales?

 

  • Creo que todos los hoteleros de Tulum estamos de acuerdo en colaborar a favor de la sustentabilidad, y de hecho la forma en que nos vendemos es como destino sustentable. Hoy por hoy tenemos grandes preocupaciones, que van más allá incluso de lo que objetivamente podemos solucionar. Es importante no intentar tapar el sol con un dedo, y la realidad es que en Tulum tenemos problemas serios en materia de disposición final de residuos. Es paradójico que nos cuidemos de no utilizar popotes, pero no observamos cuál es la condición de los residuos en nuestro municipio. En términos de acciones concretas, a nivel hotelero realmente estamos procurando la sustentabilidad. En la asociación estamos muy interesados en el nombramiento de Tulum como el primer municipio sustentable del país, y esta iniciativa por sí misma nos obliga a caminar hacia esa dirección. Desde luego que nos gustaría eliminar el uso de popotes y bolsas de basura, pero hay temas mucho más trascendentales, que en nuestro caso son drenaje y residuos, y que son responsabilidad del municipio y el estado, más que del sector hotelero. No obstante, estoy seguro de que en nuestro ámbito hay empresarios que estarían dispuestos a aportar recursos orientados al mejoramiento de esta problemática.

 

Desde el punto de vista social, ¿cuáles son los temas más importantes a atender en Tulum?

 

  • Hay que decir que Tulum es el municipio en el estado con más alto nivel de empleo y mejor remunerado. Es tanta la demanda de fuerza de trabajo, que la gente viene de otros municipios a cubrir nuestra gran cantidad de vacantes. Sin embargo, tenemos grandes problemas sociales. Por ejemplo, el municipio carece de viviendas adecuadas, lo que da pie a invasiones, y hacen falta servicios básicos que mejoren la calidad de vida de la población local. Regresando al sector turístico, reitero que la única forma de elevar la calidad de vida del pueblo es a través de la creación de empleo. Los empresarios hoteleros tenemos la responsabilidad de ayudar a solucionar estos problemas, pero necesitamos políticas públicas claras en términos de aplicación de recursos. Otra problemática social importante en Tulum es la drogadicción, que se da desde edades tempranas. Como asociación, realizamos esfuerzos conjuntos, pero hay hoteles que de forma individual tienen fundaciones que colaboran con distintas causas. En Akumal existe un centro comunitario completamente fondeado por los hoteleros y empresarios de la zona de playa. Tenemos muy claro que no podemos enfocarnos sólo en aquello que trae un beneficio al turismo y dejar rezagados a los habitantes.

 

¿Cuáles son las acciones de mayor impacto que la Asociación de Hoteles de Tulum puede tomar con el fin de conservar su esencia y evolucionar hacia convertirse e  un destino cada vez mejor?

 

  • Es una pregunta compleja y delicada. Por un lado necesitamos la infraestructura para recibir a la gran cantidad de visitantes que llegan a nuestro destino, pero por el otro lado no queremos que pierda su esencia natural. Por ejemplo, hacen falta redes hidráulicas, eléctricas, y mejores vialidades en la zona de playa, pero al mismo tiempo no queremos que nos pongan una tienda de conveniencia, o una llantera. Es importante mantener una legislación adecuada en términos de imagen urbana, y en este sentido se ha trabajado mucho, aunque por ahora el reglamento sólo aplica en el centro del municipio. Tampoco debemos olvidar que Tulum está bajo la denominación de Pueblo Mágico, y eso nos lleva a redoblar esfuerzos para no perder esa categoría. Una de las labores de la Asociación es precisamente trabajar a que Tulum genere la imagen que queremos como Pueblo Mágico.

 

¿Cuándo iniciaste como presidente de la Asociación?

 

  • Fungí como vicepresidente hasta junio pasado, cuando Adolfo Contreras, nuestro anterior presidente, dejó el cargo. Mi primera misión fue reunificar esfuerzos entre todos los hoteleros de Tulum. Creo que ahora mismo estamos ante una gran oportunidad con los gobiernos municipal, estatal y federal entrantes en términos de dar avance a la solución de problemáticas. Una vez más, debemos cuestionarnos una y otra vez si estamos realizando las acciones adecuadas y si no estamos sobrecargando de visitantes al destino. A veces es difícil combinar esfuerzos, y es común caer en la tendencia de señalar al otro como el responsable del problema. Queremos asumir los problemas como una responsabilidad conjunta y encontrar soluciones de forma conjunta y proactiva, de tal manera que el día de mañana nos convirtamos en un ejemplo para el resto de los destinos turísticos del país.