TURISMO

Suite de Primera Clase de Singapore Airlines

La nueva mejor cabina de primera clase para los viajeros más exigentes

Los viajes largos han tomado una dimensión completamente nueva. Singapore Airlines ha introducido su más reciente concepto en cabinas de primera clase: una suite totalmente encapsulada con asiento, cama por separado y baño privado, que brinda al viajero una experiencia mucho más parecida a estar hospedado en la habitación de un hotel a ir sentado en la cabina de un avión.

 

Cada detalle está cuidado al máximo para hacer de cada viaje algo extraordinario. El diseño interior fue creado por el renombrado diseñador de yates de lujo, Jean-Jacques Coste, quien revistió todo el mobiliario de cuero italiano y ropa de cama Givenchy. En cuanto a la oferta gastronómica, los pasajeros podrán reservar con anticipación sus platillos preferidos a partir de una gran variedad de alternativas creadas por alguno de los ocho chefs ejecutivos de la aerolínea, maridados a la perfección con los vinos más selectos. Entre las exclusivas opciones culinarias a elegir, los pasajeros podrán degustar abulón a las brasas con hongos en salsa de ostras, filete de ternera sellado en costra de avellanas, o pato confitado servido con papas y setas silvestres.

 

Para aquellos que viajan en pareja y deseen hacer del viaje una experiencia aún más inolvidable, algunas cabinas pueden unirse para crear una cabina doble con cama matrimonial. Este servicio está disponible sólo en algunos vuelos y es necesario reservarlo con antelación.

 

Esta nueva cabina de primera clase está disponible en los equipos Airbus 380 de la aerolínea, en vuelos internacionales que operan entre la ciudad de Singapur y destinos como Beijing, Nueva York, Hong Kong, París, Tokio y Sidney, entre muchos otros. Singapore Airlines ha convertido la experiencia de volar en algo tan único que no querrás que el trayecto termine.

 


Un oasis en Chile para unas vacaciones originales y experienciales.

Me gusta pensar en Atacama como la tierra proverbial que el tiempo olvidó. Me parece que un paisaje surrealista es lo que la naturaleza expresa cuando cree que nadie está mirando. Y en Atacama, los ojos caen en estos atractivos en tan pocas ocasiones que pareciera que la naturaleza se convenció a sí misma de que ya no valía la pena transformarse en algo convincente o realista. Como resultado, nos encontramos en un lugar misterioso, mágicamente hermoso.

 

El Atacama es el desierto no polar más seco de la tierra, tan árido, que un equipo de investigadores duplicó las pruebas utilizadas por las sondas espaciales de Marte para detectar vida, pero no pudieron detectar ninguna señal en el desierto de Atacama. Puede ser uno de los desiertos más antiguos del mundo, y sus extraños elementos han creado un paisaje diferente al de cualquier otro lugar.

 

El viaje al desierto nos lleva a través de la cordillera de los Andes, que de hecho puede ser parcialmente responsable de la aridez de Atacama.

 

La región, al parecer, se había poblado incluso antes de que los españoles llegaran a América, aunque de forma bastante escasa. Era parte de la ruta Inca, y las caravanas de mercaderes cargadas de llamas y alpacas se disponían a cruzar este inhóspito desierto.

 

Habiendo escuchado todo esto, esperaba encontrarme en una tierra similar a Namibia: dunas, arena en todas partes, calor intenso, prácticamente sin vegetación ni vida animal. En cambio, me quedé en shock. Mis ojos fijos en la nieve percibida en el horizonte, volcanes alzándose a la distancia, enormes lagunas visibles por todas partes, así como géiseres al fondo, mientras me alojaba en un gran oasis.

 

La base para un viaje en esta extraña región es la ciudad de San Pedro Atacama, con una población local de alrededor de mil habitantes. Paisajes surrealistas rodean la tranquila ciudad: géiseres, lagunas, salinas, volcanes y desiertos espectaculares. San Pedro también es famoso por su cielo estrellado, por lo que tiene una gran cantidad de telescopios de clase mundial.

Pasé algunas noches mágicas aquí en el Explora Atacama Desert Lodge, con impresionantes vistas de la cadena de volcanes. Está ubicado en el Ayllu de Larache, y es una propiedad de más de 17 hectáreas donde vivía una antigua comunidad de Atacama. El hotel se centra en exploraciones originales y experienciales dentro de la zona.

 

Fundada en 1993, Explora es una compañía de viajes que posee y opera hoteles y cruces en siete destinos remotos en América del Sur. Proponen una nueva forma de viajar basada en la exploración profunda de los entornos naturales y culturales, el lujo de lo esencial y el desarrollo sostenible.

 

Además, el albergue tiene la concesión de uno de los lugares más preciados de Atacama: las Termas de Puritama. A 45 minutos del hotel encontramos estas aguas termales en el fondo de un gran barranco. El contacto con estas aguas a 32ºC de temperatura después de una mañana de exploración es una experiencia revitalizante tanto para el cuerpo como para el espíritu. En 2001, las aguas termales de Puritama recibieron el premio a la Mejor Construcción en América del Sur en los World Architecture Awards.

 

Y eso es lo que pasa con Atacama: podrías pasar toda una vida y aun así ver paisajes cambiantes. Una pequeña subida en la altitud provoca una escena similar a la del invierno, mientras que una vuelta de la carretera podría significar géiseres, lagunas, valles abarrotados por cactus y otras maravillas. La vista más extraña y fascinante.

El Caribe Mexicano, lujo obligado para el hombre exitoso.

Una experiencia enriquecedora, entretenida y divertida que atrae año con año a millones de personas procedentes de los cinco continentes.

Por Jorge Molina, EXPERTHREE – Business Strategists

 

En los más de siete destinos de Quintana Roo encontramos una amplia diversidad de atractivos culturales, naturales y recreativos que conforman auténticos productos turísticos de lujo para visitantes o residentes.

En los años ochenta y noventa la presencia de marcas de lujo en el Caribe Mexicano se limitaba a una o dos plazas comerciales en Cancún. Para 2008, el crecimiento de la industria fue exponencial, dentro del cual, la mayoría de las marcas de lujo: autos, hoteles, ropa, joyería e incluso deportes elite se detonaron.

Durante los últimos diez años las oportunidades de negocio han sido proporcionales a la demanda, creatividad y dedicación de empresas realmente enfocadas en atraer y retener al mercado de lujo nacional e internacional.

También muchos hombres exitosos a nivel empresarial, profesional o personal han elegido vivir, hacer negocios o formar una familia en enclaves turísticos residenciales de lujo acorde con su personalidad y estilo de vida. Para ellos el éxito es saber disfrutar el lujo con toda la gente que les rodea.

Si ya radicas en el Caribe Mexicano o tienes planes de vivir o invertir aquí, te compartimos unas pautas conceptuales de algunos destinos para que tomes tu mejor decisión y hagas tu sueño realidad.

  • Cancún: vive y disfruta en máxima comodidad.
  • Puerto Morelos: descansa en privacidad.
  • Playa del Carmen: ponte a la moda.
  • Puerto Aventuras: vive de vacaciones en familia.
  • Akumal: disfruta de la tranquilidad.
  • Tulum: descubre ser tú mismo.
  • Cozumel: rodéate de belleza natural.

Estando aquí puedes disfrutar del lujo turístico inmobiliario en una casa o departamento con arquitectura moderna, tradicional o clásica, con toque únicos y elegantes, con sobriedad y calidez. Espacios interiores y exteriores amplios o funcionales, con espectaculares vistas a lagunas, cenotes o mar caribe, campos de golf o polo e incluso selva nativa.

El lujo y éxito se basan en sembrar relaciones personales, profesionales y comerciales cercanas, claras y seguras. De ahí que el sector turismo, hospitalidad y bienes raíces de Quintana Roo trabaje constantemente en fortalecer la confianza y la lealtad de los clientes, ya sean visitantes o residentes, con productos de alta calidad, servicios confiables y atención de primera en cada uno de los destinos.

En el Caribe Mexicano siempre habrá una propiedad, idea de negocio o inmueble que simbolice mejor tu éxito empresarial, profesional y personal. En ExperThree tienes a los expertos locales de tu lado para alcanzarlo.


Los Tres Paraísos para Visitar en un Crucero de Lujo

Una de las mejores maneras de salir de la rutina ejecutiva.

Hay muchas formas de viajar, sin embargo, hay una que además de relajarte, te brinda una experiencia de altura sin renunciar a la comodidad y con paisajes inigualables: el crucero de lujo. Además de contar con actividades de entretenimiento a bordo y un itinerario muy completo, puedes también conocer mucha gente interesante y con los mismos gustos que tú.

 

En H Ejecutivo queremos presumirte los tres mejores lugares para visitar en un crucero:

Las Islas Galápagos

Es difícil encontrar cómo describir una experiencia por las Galápagos, el lugar de inspiración de Charles Darwin. Esta tierra de Ecuador considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es en realidad un museo viviente de historia natural ideal para los amantes de la naturaleza.

No pierdas la oportunidad que muy pocos tienen de visitar esta reserva con abundante fauna terrestre y marina. Puedes hacer snorkel y dejarte llevar por el espectáculo bajo el agua, donde tortugas gigantes, manta rayas y leones marinos serán algunos protagonistas. Regresa por la noche a disfrutar de la comodidad y lujo de tu suite.

 

 

El Ártico y La Antártida

No todo es sol, arena y mar. Si acostumbras viajar a la playa para relajarte, cámbialo este año por una excursión a los rincones del Ártico y la Antártida que te despertarán el alma.

Además de ser la última y más grande reserva ecológica del mundo y tener más del 95% cubierto por hielo, en este fascinante viaje podrás hacer kayak, camping y observar ballenas, focas, lobos marinos y colonias de pingüinos. Por si fuera poco, glaciares, icebergs y un mar de cristal azul serán el sorprendente paisaje que te rodeará en tu aventura.

Japón, Corea del Sur y China

Este espectacular crucero te llevará por metrópolis orientales donde podrás relajarte en sus atractivas playas o explorar sus tierras que van de lo antiguo a lo moderno: rascacielos junto a templos escarbados en la roca, trenes bala atravesando arrozales y plantaciones de té.

En el encanto del Lejano Oriente se puede contemplar lo verdaderamente exótico: ricos santuarios y mercados flotantes, juncos en puertos cubiertos de niebla, cosechas de arroz secando al sol.